Novedades

"Enfermedades transmitidas por alimentos: Intoxicaciones e infecciones "

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el 70% de los casos de diarreas que ocurren se producen por la ingestión de agua y alimentos contaminados y que sólo en un 30% se debe a otras causas orgánicas, alérgicas, entre otras.

¿Sabe usted que son las Enfermedades Transmitidas por Alimentos?

La OMS define estas enfermedades como aquellas que, a la luz de los conocimientos actuales, pueden ser atribuidas a un alimento específico, a una sustancia que se le ha incorporado, a su contaminación a través de recipientes o bien en el proceso de preparación y distribución. Múltiples enfermedades se pueden transmitir por medio de los alimentos. Entre estas  estinfecciones alimentarias e intoxicación alimentarias

¿Qué se una infección alimentaria?

Son las ETA producidas por la ingestión de alimentos y/o aguas contaminadas con agentes infecciosos específicos tales como: Bacterias, Virus, Hongos y Parásitos, que en la luz intestinal pueden multiplicarse o lisarse, producir toxinas o invadir la pared intestinal y desde  allí, alcanzar otros aparatos o sistemas.

¿Qué es una intoxicación alimentaria?

Son las Enfermedades de Transmisión  Alimentaria producidas por la ingestión de toxinas formadas en tejidos de plantas o animales, o de productos metabólicos ,  de microorganismos en los alimentos (Estaphylococcus ,  clostridium botulínum ) o por sustancias  químicas (nitritos, medicamentos veterinarios, fertilizantes) que se incorporan a ellos de modo accidental,  incidental o intencional  en cualquier  momento desde su producción hasta su consumo.

¿En qué países se presenta con mayor frecuencia?

Se presenta mundialmente, tanto en países desarrollados como subdesarrollados..

¿Qué factores  son contribuyentes para que se presente una ETA?       

Dentro de los factores contribuyentes están:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

  • Preparación de los alimentos (platos) con antelación (más de dos horas).
  • Mantenimiento de los alimentos (platos) elaborados a temperatura  ambiente.
  • Insuficiente conservación en frio o en caliente.
  • Enfriamiento lento de los alimentos (platos) cocinados.
  • Insuficiente tiempo-temperatura durante el proceso de cocción, calentamiento y/o recalentamiento.
  • Recalentamiento inapropiado de los alimentos.
  • Contaminación cruzada entre productos crudos y alimentos listos para el consuno.
  • Contaminación de los alimentos por vectores mecánicos.
  • Uso de aguas contaminadas para beber, elaborar, lavar, refrescar o irrigar alimentos.
  • Obtención de alimentos de fuentes contaminadas.
  • Insuficiente descongelación seguida de insuficiente cocción.
  •  Contaminación proveniente de equipos, utensilios y manipuladores infectados.
  • Higiene deficiente de quien manipula  alimentos.
  • Pobre Educación Sanitaria.

 

¿Cuáles son las Buenas Prácticas para el control de las ETAs?  

La prevención y control de estas enfermedades se basan en los mismos principios técnicos, sea cual sea la causa específica: evitar la contaminación de los alimentos, destruir o desnaturalizar los contaminantes, y prevenir la mayor diseminación y  multiplicación de los gérmenes patógenos. Los problemas específicos y modos de intervención adecuados varían de un país a otro, según factores ambientales, económicos, políticos, tecnológicos y socioculturales.. Por último la prevención depende de la educación de los manipuladores de alimentos en cuanto a las prácticas adecuadas de cocción y almacenamiento de los alimentos y a la higiene personal. Para alcanzar las metas, la OMS ha emitido las 10 “Reglas de orfo” para la preparación higiénica de los alimentos. Estas son:

  1. Elegir alimentos tratados con técnicas higiénicas.
  2. Cocinar bien los alimentos.
  3. Consumir inmediatamente los alimentos cocinados.
  4. Guardar cuidadosamente los alimentos cocinados.
  5. Recalentar bien los alimentos cocinados.
  6. Evitar el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados.
  7. Lavarse las manos a menudo.
  8. Mantener escrupulosamente limpias todas las superficies de la cocina.
  9. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales.
  10. Utilizar agua pura.