Novedades

Reconoce Naciones Unidas "feminización" de la agricultura

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacion (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) -precisa un comunicado conjunto- destacaron la decisiva contribución de la mujer en el ámbito de la seguridad alimentaria y nutricional, subrayando al mismo tiempo que la promoción de la igualdad entre los géneros puede fortalecer considerablemente las iniciativas para reducir la pobreza rural.

 

El presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, destacó que a medida que los hombres de las zonas rurales emigran a zonas urbanas o cambian a trabajos mejor remunerados, se ha ido produciendo una "feminización de la agricultura". "Las mujeres -afirmó- son el pilar de las comunidades rurales, ya que cultivan y elaboran los alimentos".

 

"Con demasiada frecuencia -agregó Nwanze-, son las mujeres rurales quienes realizan en casa las labores más pesadas. Por lo tanto, para mejorar la situación social y económica de las mujeres, es necesario aumentar el reconocimiento, a todos los niveles, del importante papel que tienen en la economía rural".

 

Por su parte, la directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, señaló la importancia, entre otras, de la innovadora iniciativa, apoyada por veinte países, llamada "Compras para el Progreso", que conecta a los pequeños agricultores con los mercados y que en cinco años ha triplicado la participación de las mujeres en las organizaciones de agricultores, en países en desarrollo.

 

A su vez, la colombiana Marcela Villarreal, directora de la Oficina de Asociaciones, Promoción Institucional y Desarrollo de la Capacidad de la FAO, puso de relieve que la seguridad alimentaria mejoraría considerablemente si las mujeres estuvieran empoderadas y tuvieran acceso a las mismas oportunidades que tienen los hombres.

 

"Es cierto que se han logrado muchos avances para mejorar la vida de las mujeres desde que se celebró hace veinte años, en Beijing, China, la Conferencia Mundial sobre la Mujer -puntualizó Villarreal-, pero nos preocupa que las mujeres rurales sigan quedándose atrás en todos los indicadores de desarrollo, por detrás de los hombres rurales y las mujeres urbanas".

 

"En los últimos 20 años transcurridos desde que se celebró la conferencia de Beijing -denunció la dirigente de la FAO- no hemos conseguido avances suficientes para estas mujeres, cuya función como proveedora de alimentos es muy importante, por lo cual tenemos que intensificar nuestros esfuerzos para que puedan hacer realidad todo su potencial".

 

Efectivamente, las mujeres rurales tienen menos acceso que los hombres a los recursos y servicios productivos. Por lo tanto, esta diferencia supone costos reales para la sociedad debido a las pérdidas que causa en la producción agrícola, la seguridad alimentaria y el crecimiento económico.

 

Cabe señalar finalmente que a pesar del histórico acuerdo entre 189 gobiernos sobre el Plan de Acción de la Conferencia de Beijing, está muy lejos de alcanzarse la igualdad de género en el mundo. La sensible diferencia salarial, a todos los niveles, entre hombres y mujeres no es más que un ejemplo de las desigualdades que todavía afectan a las mujeres del planeta.

 

 

Fuente: http://www.oem.com.mx/elsoldecordoba/notas/n3729863.htm#sthash.8Bn8Ao8i.dpuf